24 de agosto de 2014

“eSpara un cuadrito”

 
El piloto australiano aprovechó la interna de los pilotos de Mercedes e impensadamente se quedó con la victoria en el GP de Bélgica. El australiano se recibió de crack, porque no sólo le da a Red Bull la victoria número 50 en la máxima categoría, sino que además se metió en la historia del mítico circuito belga, pues el último australiano que había estado en lo más alto del podio había sido Jack Brabham en 1960.
Y la verdad que de las tres victorias que sorprendentemente se anotó este año, esta es la que Daniel pondría en un cuadrito. Porque la ganó holgadamente, a pesar de que partió desde el quinto puesto, sacándole un plus al motor Renault que tan débil se lo veía a comienzos del viernes, poniéndose así a cubierto de la embestida final de la flecha de plata.
 
Pero claro… usted se pregunta, ¿cómo embestida final de la flecha de plata? ¿No tendrían que haber permanecido delante del resto visto como venían dominando el viernes y el sábado?  Y si… tendría que haber sido así, pero la rivalidad entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg marcó una nueva página en la que seguramente se pondrá punto final a la relación entre el cabrito y el mansito.
Nico se durmió en la largada, Lewis llegó primero a Le Source, y Nico lo fue a buscar por la parte externa, luego de Les Combes, en una curva donde no cabían las dos flechas, como era de esperarse Lewis no lo dejo entrar,  los dos coches se tocaron, Nico perdió el alerón delantero y el moreno la rueda trasera izquierda. El alemán fue remendando sobre la marcha lo que fue su pero carrera, por el contrario el británico, se fue mentalmente de la carrera. Tenía en sus muñecas el coche más veloz de la parrilla, pero su cabeza ya estaba reseteada. Acuso problemas de motor y pidió que lo hicieran detenerse, cuando el motor había sido montado nuevo este fin de semana. En tanto que Rosberg, intentó con un último stint corto atacar a Ricciardo aprovechando su set de gomas frescas, pero tenía que descontar 23 segundos en menos de 9 vueltas y sólo dos personas conocí que corrieron contra el tiempo y salieron victoriosos: Juan Manuel Fangio en 1957 (con su maserati en el Nürburgring) y Michael Scumacher en 1998 (en el Hungaroring). En resumen, Nico llegó a cuatro segundos de Ricciardo, completando el podio Valteri Bottas con el Williams en un soberbio trabajo.
 
Cuando alguien de Mercedes no puede, está Daniel Ricciardo recogiendo el guante, esta parece ser la temática del campeonato. Sebastian Vettel, por el contrario, tuvo una carrera agitada en la que terminó dando pincelazos de su pasado, superando a Kevin Magnussen 6º, Jenson Button 7º y Fernando Alonso 8º en las últimas dos vueltas para llegar a la meta en el quinto lugar por detrás de Kimi Raikkonen, quien se redimió en su carrera de Spa y acabó en la cuarta posición.   
Sergio Pérez con el Force India y Daniil Kvyat con el Toro Rosso completaron las primeras diez posiciones puntuables, salvando la ropa de sus escuderías. El que no va a poder salvar la relación es Nico Rosberg que tuvo en Spa acaso su peor carrera de la temporada, y rápido de reflejos en el podio pidió disculpas a su equipo y a su compañero. Aunque aún así sale ganando, porque se va con 18 puntos más en la diferencia que ya le llevaba al moreno.
 

3 comentarios:

rodolfo dijo...

brillante

lisandro46 dijo...

Exelente como siempre un placer leerte

Mauro Mansilla dijo...

Gracias, de verdad, muchas gracias, volver a escribir sobre esto que es lo que más quiero, es un placer indescriptible