27 de enero de 2016

Que les pongan techo


No quieren ser el próximo Jules Bianchi, o Justin Wilson. La F1 es el deporte sobre ruedas más seguro que hay, pero siempre hay un paso más para dar en materia de seguridad y ahora son los pilotos los que quieren dar ese paso.

Es por eso que Alexander Wurz, en carácter de presidente de la GPDA, como máxima representación de los pilotos, ha sugerido que es momento de implementar una protección adicional para la cabeza, siendo la elegida la cúpula en forma de halo propuesta por Mercedes AMG.

Cuando surgió la idea de las cúpulas, la escudería alemana presentó un modelo en forma de ‘halo’, con barras metálicas en forma de triángulo en la parte delantera del monoplaza que protegen la cabeza del piloto sin limitar mucho la visión.  La investigación de la FIA, y su proceso se ha llevado adelante y parece una solución clara comentaba Wurz a la BBC. “Ahora siento que para los pilotos es el momento de implementar la protección adicional a más tardar, en 2017”.

Obviamente, los cambios estructurales son necesarios para el chasis, pero, con casi un año de tiempo, no veo ningún técnico que hable en contra de tales y sustanciales mejoras en la seguridad, especialmente teniendo en cuenta los últimos accidentes en monoplazas que involucraron lesiones en la cabeza. Así que todos los pilotos esperamos que la protección adicional de la cabeza sea una formalidad”, presionaba el austriaco.


La FIA recibió rápido el mensaje y este viernes presentará su solución preferida para la protección de los cockpit de la Fórmula 1. Según informa Autosport se analizaron tres diseños diferentes que fueron valorando durante algún tiempo, y el elegido fue el de Mercedes.

El primero de los otros dos conceptos, conocido como AFP-V2, es una versión actualizada de una estructura de seguridad en el morro del coche, con un trío de soportes sobresalientes, diseñados para la desviación. El segundo es un aro central, que consiste en tres barras que van desde la zona delantera del monocasco y conectan con la entrada de aire, la situada por encima de la cabeza del piloto. Las dos son muy efectivas, pero contrarrestarían en el aspecto aerodinámico, razón por la cual se inclinaron por la de Mercedes.


Sin embargo, hay varias contras que se la han encontrado al Halo, y es que, a diferencia de los otros dos conceptos, no absorbe energía. Por lo tanto, tiene que hacerse lo suficientemente resistente como para detener una rueda voladora.

Además, existe una dificultad desde la perspectiva de los pilotos, y es que al mirar hacia arriba, por ejemplo en una curva como Eau Rouge, o la primera de Austin, puede resultar un inconveniente. 


Pero lo cierto es que al pensar en las pérdidas que sufrió el mundo del motor por falta de protecciones en la parte superior del casco, ni los pilotos ni la FIA quieren seguir retrasándose sobre el tema.

El asunto se discutirá el viernes, con los responsables técnicos, para evaluar luego la forma en que el halo se unirá al monoplaza. Si se pliega o se articula, lo que requeriría un mayor fortalecimiento del chasis. Lo importante es que la FIA esta tan comprometida con el tema, que permitiría que cada equipo pueda preferir la libertad de diseño.

1 comentario:

Cao Wen dijo...

No han pensado en una cosa. El Halo de Mercedes se hubiera aplastado con el peso de la grúa que golpeó Bianchi; habría quedado como una cuchilla en su cuello. La imagen me ahorro escribirla, pero ya la tenéis todos en vuestra mente.